Reflexiones patobiográficas sobre Miguel de Cervantes

  Para cualquier médico estudiar los aspectos patobiográficos de Cervantes, sobre todo las causas de su muerte, es, además de una aventura sugestiva, un riesgo del que difícilmente podrá evadirse y que desembocará probablemente en un terreno confuso sobre el que se han vertido ríos de tinta. Para la redacción… Continue reading

Bibliografía: Reflexiones patobiográficas sobre Miguel de Cervantes

Reflexiones patobiográficas sobre Miguel de Cervantes

Bibliografía:

  1. Astrana Marín L. Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes Saavedra. Inst. Edit. Reus, 1958

Babelon J. Cervantes. Edit. Losada, Buenos Aires, 1947

Cabezas JA. Cervantes, del mito al hombre, Biblioteca Nueva, 1967

Gargantilla P. Miguel de Cervantes, el corazón de Don Quijote. Noticias Médicas, nº 3868,  2005

Gómez Ocaña J. Historia Clínica de Cervantes. Imp. De los hijos de M.G. Hdez. 1899

López Alonso A. Enfermedad y muerte de Cervantes. UAH. 1999

López Méndez H. La medicina en el Quijote. Edit. Quevedo. 1969

Rodríguez Cabezas A y Rodríguez Idígoras MI. Historias de la cirugía. Academia de Ciencias y Humanidades de Santo Tomás, 2000

  1. Noguer Molins L. Exploración clínica. Ed. Científico-médica, 1949
  2. Fue cirujano, lo que quería decir entonces que fue una especie de médico fracasado que, por no saber latín, no ha podido conquistar sus grados (Jean Babelon. Op. cit.).
  3. Creyó (el médico de Cervantes) que en contacto con el campo, los buenos alimentos y el buen vino, tal vez pudiera mejorar de aquella hidropesía: errónea palabra para una enfermedad superior a su ciencia. Y fue echarlo de todo en todo a perder. Porque salido de Madrid el paciente en los primeros días de Pascua de Resurrección, sobre el 4 ó 5 de abril, sea el cansancio de las seis leguas a caballo, en carro o en burro hasta Esquivias; sea la vida regalada u opípara del lugar, le agravó de manera, que no bien transcurrida una semana, hacia el 12 o el 13 del mismo mes, se vio obligado a regresar a la Corte, en unión de dos amigos suyos (quizás uno de ellos su cuñado Francisco de Palacios), con tantas señales de muerto como de vivo; ruta emotiva hasta lo patético, por su encuentro con el estudiante pardal, que narrará poco días después al borde de la muerte (Astrana Marín, op. cit).
  4. La fecha del día 23, que pasó a ser la de su muerte, es la de su sepelio. Según costumbre de la época, figuraba en la partida, como lo demostró cumplidamente Astrana Marín (op. cit.).
  5. De D. Federico Oloriz en su informe a la Real Academia de la Historia, citado por el Dr. José Gómez Ocaña. (op. cit).

Volver al artículo

Notas

  1. Este trabajo se presentó como comunicación al IV Congreso de investigadores del Valle del Guadalhorce, organizado por el Aula Cultural Guadalhorce y el Centro de Profesores de Málaga (Alhaurín el Grande, 24-27 abril 2002). Dicho congreso, que yo sepa, no ha tenido continuidad y ésta fue su última edición. Incluyo a Casarabonela en la comarca del Valle del Guadalhorce. Sin embargo sé que tradicionalmente se le considera municipio de la Sierra de las Nieves. La Junta de Andalucía (ORDEN de 14 de marzo de 2003, por la que se aprueba el mapa de comarcas de Andalucía a efectos de la planificación de la oferta turística y deportiva, en BOJA nº 59 de 27/03/2003) lo incluye en el Valle del Guadalhorce). De todas formas, lejos de mi intención está el entrar en una posible polémica. Intento sólo, por mera comodidad, unir a los tres pueblos que se estudian en este trabajo (Álora, Pizarra, Casarabonela) en una sola mención
  2. Se podrían aducir muchos textos sobre la preocupación educativa del regeneracionismo. Sirva éste de ejemplo: “La opinión pública está convencida íntimamente (…) de que la causa primera de nuestros desastres no es otra que la falta de cultura nacional, y que la derrota que hemos sufrido es una consecuencia de nuestra inferioridad docente, no habiendo por tanto otro remedio para salvarnos que la educación y la instrucción popular” (Eduardo Vicente en La España pedagógica [1916], cit. en Ángeles Barrios y Manuel Sánchez Cortina: El reinado de Alfonso XIII, vol. XI de la Historia de España, Madrid, Espasa-Calpe, 1999, pág. 142).
  3. “En la época de Alfonso XIII hay un gran contraste: un gran analfabetismo en las masas y unas minorías artísticas y científicas muy dinámicas, que llevan a hablar de una “edad de oro” de la cultura española: una España que se abre al europeísmo y la modernidad y otra que se estanca en formas sociales arcaicas” (op. cit., pág. 142).
  4. Viaje por las escuelas de España, que recoge artículos publicados anteriormente en el diario madrileño El Sol, se publicó en 4 vols.: I (Madrid, Magisterio Español, 1926), II (Madrid, Magisterio Español, 1927), III (Madrid, Espasa-Calpe, 1927), IV (Madrid, Compañía Iberoamericana de Publicaciones, 1929).
  5. Viaje por las escuelas de Andalucía, Sevilla, Junta de Andalucía, 1998, col. Escuela siglo XXI, ed. de Luis Escolano Benito (cito en adelanto como Viaje).
  6. Cfr. Manuel Tuñón de Lara: Medio siglo de cultura española (1885-1936),Madrid, Tecnos, 1977.
  7. Manuel Azaña: Diarios. 1932-1933, Barcelona, Crítica, 1997, introd. de Santos Juliá; Bello es citado 18 veces, algunas de pasada, pero otras con referencias realmente reveladoras, que nos indican hasta que punto estaba implicado en la política y el periodismo de la época.
  8. Escribe Azaña en anotación al 27 de enero de 1933: “Le digo [a Fernando de los Ríos] la verdad: que la campaña de Bello no me ha sido consultada, ni tengo medios para impedirla; que anoche le envié un recado a Bello, llamándole la atención sobre los peligros de su polémica” (Diarios, pág. 151).
  9. Lorenzo Luzuriaga: El analfabetismo en España, Madrid, Imprenta Cosano, 1926, 2ª ed. (la 1ª, de 1919). Era el primer estudio sobre esta materia que se hacía en España con una pretensión científica y con los métodos del positivismo al uso en la época.
  10. Los textos son: “Pizarra. Casarabonela. Para D. José Alius, que no es pedagogo”, en El Sol, 2 agosto 1926 (en Viaje, págs. 145-8); “Elogio de Casarabonela. ¡Tan hermosa, a pesar de todo!”, en El Sol, 2 agosto 1926 (Ibíd., págs. 148-152); ”Álora y sus maestros”, en El Sol, 6 agosto 1926 (Ibíd., págs. 152-5).
  11. “De regreso a Málaga. Ministro unas horas, pero sin las ´gacetas´”, en El Sol, 9 agosto 1926 (Ibíd. págs. 155-8).
  12. Por ejemplo, el profesor de instituto de Málaga Juan Velasco Lamas escribe en La unió mercantil (2 de mayo de 1930) que el panorama de la educación en la provincia es desesperado, con unas escuelas hacinadas y con peligros de enfermedades infecciosas y pide la creación de nuevos colegios, incluso si son “barracones provisionales” y sacando el dinero, si es necesario, del “capítulo de calamidades públicas” (citado por José F. Jiménez y Manuel Burgos en Los institutos de bachillerato en Málaga (1846-1993), Málaga, Junta de Andalucía, 1994, pág. 66).
  13. Viaje, pág. 148.
  14. Datos en Luzuriaga, en op. cit.
  15. Bello da pormenores de estos datos: en el 73% de analfabetismo que hay en Málaga y el 92,20 de Casarabonela, la situación de la mujer es peor; de los 4.530 habitantes de este pueblo, sólo saben leer 351 hombres y 165 mujeres. Reconoce, sin embargo que “el censo oficial [está] sujeto a error como toda obra humana. Pueden verse para los temas educativos, en un período más amplio, a Enrique Soria Medina: Andalucía. Datos para su historia (1900-1979), concretamente el cap. 10 “La enseñanza en Andalucía” (págs. 121-137). Aunque también este autor reconoce que “la primera dificultad que uno se tropieza al enfrentarse con las estadísticas educacionales que se conocen sobre el país, es generalmente su falta de fiabilidad; y aún más que esto, la casi imposibilidad de establecer una serie de información cronológica […] últimamente, las publicaciones de este tipo tienen más rigor metodológico y permiten estudiar sus series temporales con cierta congruencia” (pág. 122).
  16. Viaje, pág. 149.
  17. Viaje, pág. 151.
  18. Viaje, pág. 151.
  19. Viaje, págs. 152-3.
  20. Viaje, pág. 153.
  21. Viaje, pág. 153.
  22. Como en otras ocasiones, Bello recoge sus nombres: D. Antonio Muñoz, D. Francisco Vázquez, D. José María Muriel y D. José Vargas.
  23. Viaje, pág. 154.
  24. Viaje, pág. 154.
  25. Viaje, pág. 154.
  26. Viaje, pág. 154.
  27. Viaje, pág. 146.
  28. Viaje, pág. 154.
  29. Viaje, pág. 149.
  30. Las dos citas en Viaje, pág. 155.
  31. Viaje, pág. 156.
  32. Viaje, pág. 156.
  33. Que es, según el último censo, de 2.552 habitantes.
  34. Viaje, pág. 146.
  35. Viaje, pág. 146.
  36. Viaje, pág. 151.

 

Normas generales de publicación

EPISTÊMAI es la revista de la Sociedad Erasmiana de Málaga (SEMA) y se publica trimestralmente en Internet. Los apartados de estas instrucciones intentan adaptar la publicación a los cambios de paradigma que exige el mundo digital. Consideramos que el lector y el lenguaje online tienen exigencias muy diferentes a las del mundo impreso, de ahí que pidamos a los autores un esfuerzo especial de concreción en lo escrito y que acompañen con imágenes los trabajos que envíen para su posible publicación.

Somos conscientes de que para algunos autores estas especificaciones pueden resultar limitantes en el desarrollo de los temas y, para otros, añadir esfuerzos en la búsqueda de material visual que acompañe al texto. Pero estamos seguros de mejorar con ello la atención de los lectores y el seguimiento en los textos.

NORMAS GENERALES DE PUBLICACIÓN

  • Los textos deberán ser originales, quedarán como propiedad permanente de EPISTÊMAI, y no podrán ser reproducidos en parte o totalmente sin su permiso. El autor cede de forma exclusiva a EPISTÊMAI los derechos de reproducción, distribución, traducción y comunicación pública (por cualquier medio o soporte sonoro, audiovisual o electrónico) de su trabajo.
  • Los textos irán firmados por un máximo de tres autores.
  • En la primera página del artículo, antes de iniciarse el texto del trabajo, se indicarán, en el orden que aquí se cita, los siguientes datos: título del capítulo, nombre completo y uno o los dos apellidos de los autores, nombre completo del departamento/servicio en donde trabajan o la referencia que el autor desee utilizar.
  • Aceptado un texto para su publicación, se pedirá a sus autores que declaren las relaciones financieras, profesionales o académicas que puedan entrar en conflicto o sesgar, o que simplemente estén directamente relacionadas con el contenido del artículo. El conflicto de intereses será examinado por los revisores externos del manuscrito y por el Consejo de redacción de EPISTÊMAI, que decidirá si el artículo debe ser admitido a publicación o no. En caso de que lo sea, al final del artículo aparecerá una nota con la declaración de los intereses que pueden entrar en conflicto con lo dicho en el texto. En caso contrario, cuando el contenido del trabajo sea de tal naturaleza que no resulte razonable pensar en un conflicto de intereses, se prescindirá de la nota aclaratoria.
  • El texto de los artículos generales se presentarán con una extensión máxima de 3.000 palabras y escritos en Word (12 págs. aprox. si se escribiese en DinA4, a doble espacio, escrito en Times New Roman, punto 12) incluyendo las figuras, calculando que cada figura equivale a media página.
  • EPISTÊMAI adopta los criterios de presentación de originales comúnmente denominado “estilo Vancouver”.
  • Los textos se enviarán como archivo adjunto a la siguiente dirección de correo electrónico: contacto@epistemai.es
  • Los archivos irán nombrados con los apellidos del primer autor sin espacio. Por ejemplo: ssssbbbmmm.docx.
  • Las referencias bibliográficas deben incluirse dentro del texto y no sobrepasar el número de 15.
  • Para agilizar la lectura de los artículos se recomienda a los autores la utilización de imágenes y figuras, y la estructuración de los textos en bloques de lectura, a ser posible, no superiores a 20 líneas y separados por ladillos (subtítulos).
  • Las imágenes utilizadas deberán estar libres de derechos de autor. El primer firmante se compromete a asumir las responsabilidades legales derivadas del uso indebido de cualquier imagen.
  • El formato de las imágenes es .jpg. y no sobrepasar 0,5 Mb de peso cada una.
  • Los autores deberán entregar en un fichero de Word, separado del trabajo, una lista con la numeración de las figuras y la redacción de los pies de foto/figura correspondientes.
  • Los autores que quieran publicar en la revista deberán enviar su original para evaluación en primer lugar en .pdf. En el plazo máximo de 15 días tras la recepción de los textos recibirán una contestación del Comité Editorial indicando su aceptación o no para publicación, la fecha prevista para ello y la solicitud de entrega de los ficheros en los formatos indicados en los puntos anteriores de estas Normas. En los casos en los que se considere necesario, el Comité hará las recomendaciones que considere adecuadas para la mejor adecuación de los artículos a las normas de la revista.

 

Textos de conferencias

La extensión será a conveniencia del conferenciante, entre 4 y 8 páginas de texto, según las características descritas más arriba, y siempre que se pueda, acompañar de un número de imágenes semejante al de páginas. Se recomienda incluir ladillos (titulillos dentro del texto) de forma que sea más fácil la lectura de la información en web.

 

Sección de A fondo

Artículos temáticos en alguna de las áreas descritas en la presentación de la revista (ver sección Epistêmai del menú principal).

Extensión máxima de los artículos en esta sección es de 3.000 palabras.

 

Sección de Visto y no visto

Textos que recogen experiencias culturales, ya sean visitas a lugares de interés o reflexiones sobre actividades, que por su alcance merecen ser compartidas con los lectores de la revista.

Extensión máxima de los textos para esta sección: 800 palabras.

 

Columnas

Extensión máxima de los textos para esta sección: 800 palabras.