Francisco Mitjana Doblas, el urbanizador del Barrio de la Victoria

 

Como ya se ha señalado al tratar la figura de Rafael Mitjana Ardison, Francisco Mitjana Doblas fue el segundo hijo del matrimonio de aquel con Rafaela de la Doblas Gutiérrez Ravé.

La importancia de Francisco en el desarrollo urbanístico de la capital malagueña ha sido destacada, también, en el citado número de la revista epistemai.es (ver enlaces en pie de página), en la misma sección, y su actuación como empresario y promotor inmobiliario ha sido estudiada por Amelia Montiel Bueno y Alfonso Simón Montiel en su artículo ‘La familia Mitjana en la segunda mitad del S. XIX’, publicado en 2009, y especialmente el segundo en su tesis doctoral sobre el origen del diseño gráfico en Málaga, defendida dos años antes.

Calle Mitjana actual en el Barrio de la Victoria

Como ya destacamos en el primer artículo de esta serie sobre la familia Mitjana, Francisco fue el responsable y principal impulsor de la presencia de esta saga en las calles malagueñas. En efecto; su propuesta al ayuntamiento para nombrar diversas calles del barrio de la Victoria con nombres y apellidos relacionados con su familia permitió que aún hoy estén presentes en nuestro callejero.

Ciñéndonos a los aspectos familiares, recordemos que Francisco Mitjana Doblas contrajo matrimonio, el 10 de abril de 1863 en la iglesia de los Mártires de Málaga, con María Gordon y Salamanca, hija de José Gordon Espinosa y María Concepción de Salamanca y Mayol, hermana del político y financiero José de Salamanca y Mayol, en aquellos tiempos exministro de Hacienda y financiero. De este matrimonio nacerían en los años siguientes seis hijos: José Mª (1864), Mercedes (1865), María Victoria (1867), Concepción (1868), Rafael (1869) y Francisco (1872).

El 20 de julio de ese mismo año los nuevos cónyuges actuaron como padrinos en la ceremonia de profesión como religiosa del Cister de Francisca de Sales Cuenca, natural de Lucena; el acto tuvo lugar en uno de los conventos del Cister existentes en Málaga (probablemente el de Santa Ana, hoy desaparecido) y fue presidido por el obispo de la diócesis, tomando el nombre la nueva religiosa de Sor Jesús Nazareno.

Pocos meses después de la boda de Francisco y María, el 9 de octubre de 1863, Isabel II concedía a José de Salamanca y Mayol el título de marqués de Salamanca; al que se añadiría un mes más tarde, el 8 de noviembre, el nombramiento de senador vitalicio junto al de otros exministros y personalidades de distintos ámbitos que completaban un total de 47 nuevos senadores. El ascenso del marqués de Salamanca siguió con la concesión del título de conde de los Llanos, con Grandeza de España de primera clase, el 26 de febrero de 1864.

Barrio de la Victoria según detalle del plano de Málaga levantado por oficiales del Ejército en 1883, con la calle Mitjana incluida. Archivo Cartográfico y de Estudios Geográficos del Centro Geográfico del Ejército

Barrio de la Victoria según detalle del plano de Emilio de la Cerda de 1892, con los cambios de denominación de las calles. Archivo General Militar de Segovia

Aunque no está comprobado documentalmente, es posible que Francisco se viese atraído por el ejemplo del tío de su reciente esposa para introducirse en el mundo de las inversiones inmobiliarias y urbanísticas. Sin embargo, a finales de 1864 la principal atención de Francisco Mitjana seguía siendo la fábrica de abanicos y la casa de litografías; una empresa que, según la prensa, contaba con cerca de 800 empleados y le había permitido construir una lujosa casa en la plaza del marqués del Vado, tal y como se describía el 30 de diciembre en La España:

“La planta nada podía ofrecer notable estando enclavada a la entrada del pasaje Mitjana y dando cara única a la plaza del mismo nombre. La fachada se encuentra ornamentada según el orden compuesto y vestida de un almohadillado de mármol blanco de Carrara hasta la altura del primer piso; el zócalo hasta la altura de apoyo es del mismo mármol de color más oscuro y brillantísimo. De igual materia es el balconaje de todo el primer piso, con galería corrida en el centro, pero sin balaustres, sino con una especie de calado o celosía cortada por pilaretes de distinto color. La cristalería es toda del espesor de espejo y de una sola pieza para cada hueco. Al interior, la escalera ofrece entrada al frente por un triple arco de estilo renacimiento con columnas y balaustrada de mármol blanco; al nivel de la meseta se encuentra elevado el patio, cubierto con galería de cristales y adornado con jarrones y estatuas. Desde aquí la escalera se divide en dos tramos laterales que se remontan al primer piso, dando acceso a un soberbio vestíbulo que cierran cinco arcos iguales en un todo a los de abajo y que se prolongan de indeterminada sucesión de ambos lados del cuadro formando sus balaustradas graciosas tribunas con vista a la misma escalera, cuyo conjunto en tal sucesión de arcos y columnas es de un efecto admirable. Las piezas del piso principal están todas destinadas a recibimiento y ornamentadas con variedad, según el mueblaje que han de recibir. Son las más notables una capillita puramente gótica y una gran galería interior con chimenea Luis XV, de extraordinaria amplitud y magnificencia. De un extremo del vestíbulo arranca la escalera en los pisos superiores 2º y 3º construida al aire también de mármol y con balaustrado de caoba blanca de Terranova. Esta escalera es en espiral pero tan suave que la vuelta se completa en el último piso, termina en una grandiosísima cúpula preciosamente adornada. Decir ahora todas las preciosidades que hemos visto en este interior y que cada día se aumentan, sería hacer interminable esta carta demasiado larga. Baste lo dicho para formar idea de lo que se puede hacer aun en una ciudad de provincia cuando hay medios y sobre todo buen gusto.”

Esta casa formaba parte de una sola manzana, constituida por tres casas contiguas, una con fachada a la calle de la Gloria; otra con fachadas a la calle Lazcano y al pasaje Mitjana y la tercera en la plaza del marqués del Vado. Casi treinta años después, en noviembre de 1891, las dificultades económicas de Francisco hacen que la justicia, a instancia del Banco Hipotecario de España, saque a subasta 111 de sus propiedades inmobiliarias. La relación de fincas estaba encabezada por aquella propiedad familiar, valorada en 140.000 pesetas, que se describía así:

“Finca urbana compuesta de tres casas contiguas, distinguidas la una con el núm. 2 moderno de la calle de la Gloria; la otra también con el núm. 2 moderno de la calle de Lascano (sic), con fachadas a esta calle y al Pasaje de Mitjana, y la tercera con el núm.1, igualmente moderno de la plazuela del Marqués de Vado (sic), que llaman también de Mitjana.”

Esquina del pasaje Mitjana con la plaza del Marqués del Vado del Maestre

La segunda propiedad, valorada en 136.000 pesetas, era otra finca urbana situada en el pasaje de Mitjana, constituida por otras dos casas: la núm. 14 de la calle de la Gloria y la 1 del Parque. La mayoría de las propiedades subastadas eran casas situadas en el barrio de la Victoria, zona que Francisco había promovido y urbanizado años antes, dando nombre a algunas de sus calles: 22 en Fernando el Católico; 15 en la de Conchita y otras tantas en calle Ernesto; 11 en la de Paco; 9 en la de Cristo de la Epidemia; 8 en la de Alfonso XII; 5 en calle Gordon; 4 en Isabel la Católica y 3 en la plaza de Alfonso XII y otras tantas  en las calles Cánovas del Castillo y Mitjana. En total, 98 casas en otros tantos lotes. Completaban la lista de propiedades subastadas una casa y un edificio corralón en la calle Casabermeja; un edificio y dos casas en la calle del Cauce; dos edificios, uno de ellos un corralón y el otro una fábrica de tejidos, en la de San Rafael; una casa en la de San Félix de Cantalicio; una finca urbana, en la que existían cinco casas, en la de San Nicolás; dos casas en la calle del Duque de Rivas y dos más en la plaza de San Bartolomé. Algunas de estas últimas propiedades estaban agrupadas en el mismo lote, por lo que el conjunto se reducía a 11 lotes.

La valoración total de las propiedades subastadas era de 1.198.700 pesetas, pero al no haberse presentado ningún postor el juzgado las sacó a subasta por segunda vez dos meses más tarde, el 26 de enero de 1892, reduciendo la valoración de las fincas, de tal forma que el monto total quedó reducido a 917.000 pesetas. El 10 de marzo de ese año se sacaba a subasta una nueva propiedad de Francisco Mitjana:

“Una finca compuesta de cuatro edificios contiguos, que se compone de tres casas distinguidas con los números 17, 19 y 21 modernos, sitas en la calle de Casabermeja, de la ciudad de Málaga, y un edificio corralón, sin número, a espaldas de dichas casas, situado en la calle de la Divina Pastora, en la cantidad todo ello de 59.000 pesetas.”

Plaza del Marqués del Vado del Maestre

Como había pasado con la anterior convocatoria ésta quedó desierta y dos meses después, el 16 de mayo, se volvía a sacar la misma finca a subasta con una valoración de 44.250 pesetas.

Las dificultades económicas alcanzaron también a su cuñado, José Gordon Salamanca, que vio subastadas varias de sus propiedades en Málaga, igualmente a instancias del Banco Hipotecario de España; estas propiedades consistían en seis casas en la calle Cánovas del Castillo, dos más en la de Alfonso XII, una en la de Paco y otra en la de Mitjana. Valoradas el 4 de febrero de 1895 en 137.800 pesetas, no hubo postores por lo que el 1 de abril del mismo año volvieron a salir a subasta ahora con una valoración de 103.350 pesetas.

Aunque Francisco fallece el 18 de octubre de 1902, en Málaga, sus apuros económicos siguieron acosando a sus herederos. Así, tres años después de su muerte el Juzgado de primera instancia del distrito de Palacio, en Madrid, daba cuenta, el 8 de julio de 1905, del siguiente requerimiento:

“En el Juzgado de primera instancia del distrito de Palacio de esta Corte penden autos promovidos por el Banco Hipotecario de España, representado por el Procurador D. Luis Lumbreras, con D. Francisco de Paula Mitjana y de las Doblas, sobre secuestro de varias fincas, en cuyos autos, á instancia de la representación del demandante, se ha acordado, por providencia de tres del actual requerir por medio del presente á los herederos de D. Francisco de Paula y Mitjana y de las Doblas para que en el término de tercero día, contado desde el siguiente á la publicación de este edicto en el Boletín oficial, comparezca á otorgar las escrituras de venta á favor de los Sres. D. Francisco Bonilla y D. Higinio Aragoncillo, vecinos de Málaga, domiciliados respectivamente en la calle de Mariblanca, núm. 1, y de Zamorano 57: bajo apercibimiento que de no verificarlo se otorgarán aquéllas de oficio.”

 

Pedro Luis Pérez Frías
Doctor en Historia y miembro del Grupo de Investigación HUM333 “Crisol Malaguide”
Universidad de Málaga

 

Artículos relacionados:

Los Mitjana, una saga malagueña muy callejera
Ignacio Mitjana, el fundador de la saga
Rafael Mitjana Ardison, arquitecto y empresario
Rafael Mitjana Doblas, arquitecto y escritor
Enrique Mitjana de las Doblas, marino e ingeniero
Rafael Mitjana Gordon, nuestro hombre en Upsala


epistemai.es – Revista digital de la Sociedad Erasmiana de Málaga – ISSN: 2697-2468
Pérez Frías, PL. Francisco Mitjana Doblas, el urbanizador del Barrio de la Victoria. epistemai.es [revista en Internet] 2022 febrero (16). Disponible en: https://epistemai.es/archivos/4591

Marcar como favorito enlace permanente.

Comentarios cerrados.