Los Mitjana, una saga malagueña muy callejera

 

Frecuentemente, en las calles de las ciudades, el paseante o el estudioso encuentran apellidos repetidos. Así ocurre en la capital de la Costa del Sol, donde ya hemos tenido ocasión de comentar casos similares, como la familia Guerrero-Strachan. En esta ocasión trataremos a los Mitjana, apellido presente en la toponimia callejera de Málaga desde el siglo XIX.

Así, todavía hoy nos encontramos en el callejero municipal con dos vías urbanas que ostentan dicha denominación: calle Mitjana, en el barrio de la Victoria (con entrada por Cristo de la Epidemia y salida por Fernando el Católico), y pasaje Mitjana, en el Centro (desde la plaza del Marqués del Vado del Maestre a la calle Juan de Padilla). Pero muy cerca de este pasaje, en la citada plaza, se conserva la memoria de un nombre anterior de dicho lugar: ‘antigua plaza Mitjana’.

El origen de estas denominaciones para los tres espacios urbanos señalados es variado. En 1838, Rafael Mitjana Ardison dibuja un plano de la ciudad de Málaga que ofrece a su Ayuntamiento, el 11 de febrero de ese año; en éste aparece la ‘plazuela del Marqués del Vado’, pero no están todavía trazadas las otras dos vías que hoy llevan el nombre de Mitjana: el pasaje y la calle.

Benito Vila, en su Guía del viajero en Málaga, editada en 1861, recogía la existencia de una fábrica de estampas y abanicos propiedad de Francisco Mitjana Doblas en la plaza de Mitjana; además de un establecimiento de litografía y fabricación de papel pintado y barnizado en el mismo lugar.

Dos años después, Joaquín Pérez de Rozas, antiguo capitán del cuerpo de Estado Mayor que, una vez retirado, había establecido en la calle Fuencarral de Madrid un establecimiento geográfico y tipográfico, levantaba el plano de la ciudad de Málaga por encargo de su Ayuntamiento. En él, ya traza una vía que saliendo de la plaza en cuestión (a la que no da nombre) se corresponde con el trazado del actual pasaje de Mitjana, pero tampoco refleja su denominación.

Ya en 1864, el diario La España publicaba el 30 de diciembre parte de una carta de su corresponsal en Málaga, en la que se citaban, expresamente, el pasaje y la plaza de Mitjana al describir la casa construida por Francisco Mitjana Doblas en aquel lugar: “La planta nada podía ofrecer notable estando enclavada a la entrada del pasaje Mitjana y dando cara única a la plaza del mismo nombre”. Aunque no tenemos constancia de la fecha exacta en que se deciden ambas denominaciones.

En cambio, la calle Mitjana recibe esa denominación por un acuerdo municipal de fecha 5 de agosto de 1875, por el que se dio nombre a las nuevas calles trazadas en los terrenos adyacentes al Compás de la Victoria, surgidas como consecuencia de la iniciativa inmobiliaria y urbanizadora del citado Francisco Mitjana Doblas. Parte de estas denominaciones fueron propuestas por el propio promotor, como deja constancia el acta capitular:

«Con motivo de las nuevas vías de comunicación formadas en los terrenos adyacentes al Compás de la Victoria, acordó el Ayuntamiento que la calle conocida hasta ahora con el nombre de Compás de la Victoria se denomine en lo sucesivo calle del “Rey Don Alfonso XII” y que las dos calles que empiezan diagonalmente donde terminan las casas de la primera calle citada se llamen, la de la derecha entrando por el antiguo Compás, de “Fernando el Católico” y la de la izquierda de “Isabel la Católica”, y la que resulta frente del hospital se llame “del Hospital Militar”. Queda enterado de que las calles interiores debidas a la iniciativa del propietario D. Francisco Mitjana, se titularán de “Paco”, “Conchita”, “Ernesto”, “Mitjana”, “Salamanca” y “Cánovas del Castillo”. Igualmente se acordó que con urgencia y antes del día 20 del actual se establezca la debida numeración.»

 

Sin embargo, esta redacción no era totalmente exacta, como se pondría de manifiesto tres años después, cuando en un informe de la Comisión de Ornato del ayuntamiento malagueño, de fecha 5 de noviembre de 1878, se recordaba el citado acuerdo y se puntualizaba:

«En el Cabildo celebrado en 5 de Agosto de 1875, deliberando el Excmo. Ayuntamiento sobre el nombre de las calles interiores debidas a la iniciativa del Excmo. Sr. D. Francisco Mitjana, en lo que fue huerta del Acibar, propuso dicho Sr. que una de ellas se denominara de Gordon, y la Corporación tuvo por conveniente designarla con el de Salamanca; (…)»

 

Además, la comisión destacaba a continuación que aquel acuerdo no se había llevado a efecto, en cuanto a dicha vía, y que de hecho se había rotulado con el nombre propuesto por el promotor y que las casas construidas en ella se habían registrado como existentes en la calle Gordon:

«(…) teniendo en cuenta la Comisión que dicha calle está rotulada y todas las casas que la componen registradas con el nombre de “Gordon”, estima conveniente que el Excmo. Ayuntamiento se digne rever [sic] su citado acuerdo de 5 de agosto, cambiando por el de “Gordon” el nombre de “Salamanca” que hoy se propone para una de las calles anteriormente citadas.»

Plaza del Marqués del Vado del Maestre

Este informe estaba propiciado por una instancia que Fernando Mitjana Doblas había presentado al ayuntamiento malagueño pidiendo que se diesen nombre a las nuevas calles formadas en los terrenos que constituían la huerta del Molinillo, que aquel había urbanizado y edificado; la cual había pasado a la Comisión de Ornato para que informase sobre el asunto por decisión del Alcalde, José de Alarcón Luján. La propuesta de dicha comisión era dar los nombres de ‘San Bartolomé’, ‘Duque de Rivas’, ‘Salamanca’, ‘Alderete’, ‘del Rosario’, y ‘Tirso de Molina’ a esas calles y para evitar la duplicidad de denominaciones ampliaba el informe en los términos citados, proponiendo dar oficialmente el nombre de ‘Gordon’ a la que ya de hecho era conocida así. El día 7 de noviembre acordó el ayuntamiento aprobar en todos sus términos dicha propuesta.

Aunque nada se indica en estos acuerdos municipales, Amelia Montiel Bueno y Alfonso Simón Montiel afirman en su trabajo La familia Mitjana en la segunda mitad del S. XIX que, excepto la de Cánovas del Castillo, las denominaciones propuestas por el promotor inmobiliario en 1875 corresponden a los nombres propios de sus hijos y a los apellidos familiares, Mitjana y Gordon. A estas cinco calles se uniría, en fecha indeterminada, la calle María que, según los mismos autores, correspondería con el nombre de la esposa y una de sus hijas.

Esta tesis concuerda con la historia familiar de Francisco Mitjana Doblas, casado el 10 de abril de 1863 con María Gordon y Salamanca, de cuya unión sabemos que nacieron José María (1864), Mercedes (1865), María Victoria (1867), Concepción (1868), Rafael (1869) y Francisco (1872); es posible que Ernesto fuese también hijo del matrimonio.

Algunos de estos nombres desaparecieron pronto, bajo el impulso de una revisión general de los callejeros de todas las ciudades de España dispuesta por una real orden del ministerio de Fomento, de fecha 13 de enero de 1887, dirigida a los gobernadores civiles de las provincias y que en su primer artículo establecía:

«Que con toda urgencia los Alcaldes de los pueblos de esa provincia procedan a la revisión en sus respectivas localidades de la rotulación de las calles y plazas, así como de la numeración de las casas y edificios que la tengan ya establecida, disponiendo se ponga nuevamente ésta y aquélla en los puntos donde no exista o se halle incompleta o deteriorada.»

 

Así, en la ciudad de Málaga, el Ayuntamiento acordó el 21 de octubre de ese año aceptar las propuestas que había presentado la comisión de Ornato y Alineaciones el día anterior, en cumplimiento de dicha norma, contenidas en un extenso informe y que para las calles que nos ocupan del barrio de la Victoria (comprendidas en el cuarto distrito) supusieron los siguientes cambios:

“Paco” por “Berlanga”, modificación que se señalaba así en el informe: “Calle de Berlanga = para la actual calle de Paco que va desde la de Cánovas del Castillo a la de Conchita”.

“Conchita” por “Hernando de Zafra”, según el informe: “Calle de Hernando de Zafra = para la actual calle de Conchita que va desde la de Alfonso XII a la de Cánovas del Castillo”.

“María” por “Conde de Tendilla”, según el informe: “Calle de Conde de Tendilla = para la actual calle de María que va desde la del Hospital Militar a volver en ángulo a la misma”.

 

En cuanto a la plaza Mitjana, dicha denominación era recogida tanto en la prensa de finales del siglo XX, como en callejeros, y se ha mantenido, prácticamente, hasta la actualidad, a pesar de haber desaparecido de forma oficial y ser sustituida por la original ‘Marqués del Vado del Maestre’ antes de 1935.

Ciertamente un callejero de Málaga, editado en enero de 1985, recogía como denominación tradicional de aquella plaza, aún en uso, la de Mitjana, pero aclaraba que su nombre oficial era ‘plaza del Marqués del Vado del Maestre’. Casi cincuenta años antes, en 1939, Francisco Bejarano ya recogía en su callejero de Málaga ambas denominaciones, haciendo constar que Mitjana era el nombre antiguo y el segundo el actual. Cuatro años antes, en 1935, la Guía popular de Málaga, recogía la plaza Mitjana, pero aclaraba: “hoy Plaza Marqués del Vado”.

Treinta años antes, en 1904, la denominación de plaza de Mitjana se mantenía todavía, al menos sobre el papel. Según constaba en el Anuario Riera de ese año, vivía en el número 4 de la misma el abogado Basiliso García de Alcaraz y Carrillo pero, curiosamente, también se le cita en la plaza del Marqués del Vado nº 5; en el número 8 de la plaza, con esta última denominación, se encontraba el comerciante Carlos J. Krauel. También aparecía el pasaje Mitjana, en cuyo número 1 se encontraba una agencia de negocios denominada Centro de negocios judiciales y también la cervecería Carcabuey Diván. Ambas denominaciones de plaza y pasaje Mitjana aún se mantenían en la edición de 1908 del mismo anuario.

Señalar la adscripción a uno u otro miembro de la familia Mitjana de cada una de estas calles es tarea complicada. Domingo Mérida, en su obra 3900 calles. Enciclopedia del callejero malagueño asigna la calle Mitjana a Rafael Mitjana y Gordón; y el pasaje del mismo nombre a su abuelo, el arquitecto municipal Rafael Mitjana Ardisson. Mientras que en las restantes calles del barrio de la Victoria y del Cristo de la Epidemia adjudica la calle Gordón a José Gordón Salamanca; la calle Ernesto a Ernesto Jiménez Caballero, del que dice es: “escritor, nacido en 1899”; y en la calle María señala: “Le puso este nombre el Sr. Mitjana, durante su época como arquitecto municipal, en recuerdo a su esposa y a una de sus hijas”. Además, al tratar la calle Conde de Tendilla cierra la reseña indicando: “Esta calle se llamó en el siglo XIX de María (hoy nombre de la calle contigua), denominación dada por el Sr. Mitjana, como recuerdo a su esposa y una de sus hijas”.

Por otro lado, la web municipal https://callejero.malaga.eu recoge en las reseñas históricas de estas calles las incluidas por Mérida en su obra citada, salvo en la referente a la calle Ernesto, en la que, correctamente, solamente se indica:

«Se le dio este nombre, en sesión del Cabildo ordinario de 5 de agosto de 1875, a petición del propietario, don Francisco Mitjana, que también solicitó para otras calles del sector del Compás de la Victoria, los nombres de Paco, Conchita, Mitjana, Salamanca y Cánovas del Castillo. Paco y Conchita no existen en la actualidad. Mitjana se encuentra por Cristo de la Epidemia, y las dos restantes tienen hoy en día distintas ubicaciones.»

 

Además, los responsables de la página han ampliado la información en algunas de las restantes calles. Así, en la calle Gordon apostillan:

«Esta calle llevó el nombre de Salamanca, por acuerdo de Cabildo de 5 de agosto de 1875, cambiándose por el de Gordon el 5 de noviembre de 1878, pasando el de Salamanca al lugar que actualmente ocupa en el barrio del Molinillo.»

 

Pero, en cambio, asignan la misma reseña histórica (con apostilla incluida) al pasaje Gordon, vía urbana situada en el centro histórico con entrada desde la calle Arco de la Cabeza; por lo que no puede estar concernida en el acuerdo citado.

Mientras que en la calle Mitjana, cierran afirmando: “Se le dio el nombre de Mitjana a esta calle en Cabildo ordinario de 5 de agosto de 1875”.

Al reseñar las calles Berlanga y Hernando de Zafra, señalan al final la fecha en que se modificó la denominación, pero sin citar el nombre anterior:

Se propuso este nombre para la calle el 20 de octubre de 1887, en una relación de hijos ilustres de esta provincia y otros que, sin haber nacido en la misma, le prestaron señalados servicios o desarrollaron en ella hechos de verdadera importancia.

Igualmente, al reseñar las calles de Fernando el Católico, Isabel la Católica y Hospital Militar, cierra las respectivas referencias citando la fecha en que se aprobó dicha denominación, pero sin citar la relación con Francisco Mitjana: “Se aprobó darle este nombre a la calle…. en Cabildo ordinario de 5 de agosto de 1875, a la vez que también se denominaban las calles …. y …. “.

En siguientes artículos trataremos los principales personajes de esta saga y su relación, a nuestro juicio, con las calles aquí mencionadas.

 

Pedro Luis Pérez Frías
Doctor en Historia y miembro del Grupo de Investigación HUM333 “Crisol Malaguide”
Universidad de Málaga


Marcar como favorito enlace permanente.

Comentarios cerrados.