Eduardo Strachan Viana-Cárdenas, el director de la calle Larios

 

Nace en 1853 en Cártama, era el cuarto hijo de Fernando Strachan Jáuregui y Antonia Viana-Cárdenas y del Canto. Nieto de Guillermo Strachan, natural de Málaga pero residente en Gibraltar, y de Magdalena Jáuregui y Saborido, por línea paterna, y de Fernando Pedro María de los Ángeles Viana Cárdenas y Márquez Pasamonte y Catalina del Canto y Lobo, por la materna. Algunos autores citan como apellidos de sus padres “Strachan Fourregi” y “Viana Cárdenas”, respectivamente.

Su padre, Fernando Strachan Jauregui, había nacido en Málaga en 1812, pero contrajo matrimonio en Cártama (1 de febrero de 1840), con Antonia. Allí nacería Remedios, la primogénita, cuatro años más tarde. Además de Eduardo, completarían la familia Guillermo, Fernando, Aurora y Magdalena. Eduardo y Aurora serían años más tarde, el 6 de julio de 1880, los padrinos de bautismo de su sobrino Fernando Guerrero Strachan (el futuro arquitecto) en la iglesia de San Juan de Málaga.

La familia se trasladó entre 1853 y 1861 a Málaga donde sus padres adquieren de don Diego Arssu Marra López la casa número 27 de Hoyo de Esparteros, que lindaba por su izquierda con la número 29, propiedad de doña Amalia Heredia Livermore, heredera de don Manuel Agustín Heredia.

Allí falleció en 1885 su hermano Guillermo debido a una tuberculosis pulmonar.

Eduardo dedicó toda su vida a la arquitectura. Comenzó su actividad como maestro de obras en 1870 y entre sus obras más conocidas se encuentran la mayoría de los edificios de la calle Marqués de Larios, inaugurada en 1891.

Vista de calle Larios en sentido norte-sur.

Fernando Bravo, en su trabajo La malagueña familia de Viana-Cárdenas, recoge la historia familiar de los Strachan Viana-Cárdenas y señala que a la muerte de Eduardo —ocurrida en Madrid el 2 de agosto de 1899, a causa de una hemoptisis (pérdida de sangre por vía bucal)—, cuando contaba con 46 años de edad. Su capital ascendía a 90.139 pesetas y estaba formado por:

– 7 viviendas modernas distribuidas por la ciudad de Málaga.

– Una finca de secano de 9 fanegas de tierra, sembrada de olivos, en la Villa de Tolox.

– Tomas y distribuciones de las aguas de Torremolinos para seis de sus casas, con derechos y costas.

Estos bienes pasaron a dividirse en dos mitades iguales entre sus dos hermanas supervivientes, María de los Remedios y Aurora, ya que Eduardo permaneció soltero durante toda su vida y no tuvo descendencia.

En el año 1900 fueron trasladados sus restos al mausoleo familiar del cementerio de San Miguel de Málaga, donde hoy todavía reposan.

 

Director facultativo de obras de calle Larios

Vista de calle Larios en sentido sur-norte

Su participación en la construcción de la calle Marqués de Larios sería reconocida por el ayuntamiento malagueño con ocasión de la inauguración de la nueva vía. El 24 de agosto de 1891, Eduardo Strachan Viana-Cárdenas participó como director facultativo de las obras en el preceptivo reconocimiento, previo a la recepción por el municipio, de la calle y sus aledaños; en él participaron el arquitecto jefe provincial, Juan N. Ávila y Bermúdez de Castro, y el municipal, Manuel Rivera Valentín, por parte del Ayuntamiento de la capital, y José Jiménez Astorga, apoderado de la Sociedad Mercantil “Hijos de M. Larios”, y el propio Eduardo, por parte de los promotores.

Dos días después, el 26 de agosto (víspera de la gran ceremonia de recepción de la calle Marqués de Larios), tuvo lugar un cabildo municipal presidido por el Alcalde Sebastián Souvirón y Torres. En esta sesión fue aprobada por aclamación y unanimidad una moción presentada ese mismo día por los Concejales José Rodríguez y Laguna, Joaquín Ferrer Casanova (tercer teniente de Alcalde), Ramón M.ª Pérez de Torres (sexto teniente de Alcalde), Félix Rando y Barzo, Esteban  Pérez Souvirón y Fernando Camino y Segundo (primer teniente de Alcalde). En ella se proponía reconocer el papel de José Alarcón Luján y de Eduardo Strachan Viana-Cárdenas en la creación y construcción de la nueva vía que los proponentes calificaban de: “mejora trascendental e importantísima que ha transformado el laberinto tortuoso que allí existía en una calle de aspecto grandioso”. El reconocimiento consistía en dar su nombre a sendas calles del entorno de la del Marqués de Larios.

Así, en relación a Eduardo Strachan, decían los proponentes:

“Es también acreedor a nuestros plácemes el distinguido facultativo Sr. D. Eduardo Strachan y Viana-Cárdenas, autor de los planos y director de las obras de todos los edificios levantados en la avenida de Larios y sus afluentes, por cuyos importantes trabajos que ceden en primer término en beneficio del ornato público, se ha hecho acreedor a que se le dispense alguna honrosa distinción.”

Calle Strachan en Málaga

Vista de calle Strachan desde la confluencia con calle Larios

Razón por la que en el segundo punto de su propuesta señalaban: “Del mismo modo se sustituirá el nombre de la calle del Desengaño por el de Strachan, a quien por este medio se significará la consideración que a Málaga merece por sus condiciones de talento, modestia y laboriosidad”.

La reseña que de esta calle se hace en la web municipal www.callejero.malaga.eu, así como en la obra de Domingo Mérida Casermeriro, 3900 calles. Enciclopedia del callejero malagueño  (Málaga, 2004) y su revisión, Enciclopedia del callejero malagueño (Málaga 2008), recoge una larga lista de obras atribuidas al iniciador de la saga de arquitectos con el apellido Strachan; pero también contiene algunos errores.

En cuanto a los segundos, son destacables la fecha de aprobación del nombre de la calle que en los tres casos se cita de la misma forma: “Esta calle que se llamó hasta entonces del Desengaño, pasó a denominarse Strachan tras ser aprobado el cambio de nombre en sesión de 16 de agosto de 1891”, salvo ligeras variantes como “llamarse” en lugar de “denominarse”; así como los apellidos de los padres de Eduardo: Fernando Strachan Fourregui y Antonia Viana Cárdenas.

 

Una fecunda trayectoria profesional

Francisco José Rodríguez Marín nos aproximó a la vida y la obra de este personaje en su trabajo “Eduardo Strachan y Viana-Cárdenas (1853-1899): vida y obra de un maestro de obras malagueño”, publicado en la revista Isla de Arriarán nº 12 en 1998. Dos años después, Francisco García Gómez recogía en su libro La vivienda malagueña del siglo XIX: Arquitectura y Sociedad, las distintas realizaciones que Eduardo Strachan Viana-Cárdenas llevó a efecto en Málaga. Además de la calle Larios, la lista es demasiado extensa y nos limitamos a señalar algunas de ella, remitiendo al lector a los dos autores citados para conocerla en detalle:

Reconstruyó casas en calle Cister número 7 (en 1880), la número 11 de la Cruz Verde (en 1889), en calle Convalecientes número 5 (en 1890) y calle San Telmo, número 6 (en 1897); todas ellas de su propiedad.

En 1877 realizó un edifico de viviendas levantado sobre parte del solar de lo que fue convento de las Carmelitas Descalzas, con fachadas a las calles Santa María y la nueva calle de Sánchez Pastor; en el mismo año, por encargo del comerciante José Álvarez Fonseca, levantó otro edificio de viviendas en el solar del otro antiguo convento, el del Ángel, de la orden de Dominicas, con la fachada principal en la calle Luis de Velázquez número 5.  Este edificio no será el único que realice para él ya que, al menos, proyectó otro en calle Capitán nº 2, esquina calle Ángel.

En 1882 proyectó un edificio de viviendas con la tipología de los corralones que se debía construir en un solar de la calle Curadero números 11 y 13, en la zona del Molinillo.

Por encargo de la familia Larios, en este caso de Ricardo Larios, construyó en 1886 un edificio para la Junta Diocesana en el barrio del Molinillo, entre las calles Cauce y Tizo, con destino al uso público.

En 1889 lleva a cabo el último proyecto para José Álvarez Fonseca, un edificio en calle Almacenes número 2 que presenta fachadas a las calles Nueva y la actual Liborio García.

Proyecto edificios industriales como la Azucarera Nuestra Señora del Carmen, en Torre del Mar, para los Larios y la fábrica de electricidad de la Malagueta (1896).

Proyecto edificios industriales como la Azucarera Nuestra Señora del Carmen, en Torre del Mar, para los Larios y la fábrica de electricidad de la Malagueta (1896).

Hizo el primer proyecto para la construcción del Parque sobre terrenos que habían sido ganados al mar, en 1896, aunque luego rectificado por los proyectos de los arquitectos municipales Manuel Rivera Martín y Joaquín Rucoba.

También construyó en 1897 dos hoteles en el Paseo de Sancha para José Naguel. Es posible que alguno de estos sea el citado en ocasiones como el “hotelito o residencia de descanso”, realizado en el mismo año, en el Paseo de la Caleta (Carretera Málaga-Almería).

Además realizó edificios de carácter socio-sanitario, como el asilo de San Martín, en Madrid, y el pabellón para enfermos mentales del Hospital Civil, en Málaga.

En cuanto a la arquitectura funeraria, realizó el panteón de la familia Larios en el Cementerio de San Miguel, en Málaga.

 

Pedro Luis Pérez Frías

Doctor en Historia y miembro del Grupo de Investigación HUM333 “Crisol Malaguide”, Universidad de Málaga. 

 

Otros enlaces de interés:

Fernando Guerrero-Strachan Rosado. De La Rosaleda a Puerta Oscura

Fernando Guerrero Strachan. Arquitecto, Académico y Alcalde

 


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios