Casa Fuerte de Bezmiliana

 

También aparece nominada como Bemilyana, Bezmeliana, Mismiliana y Ventas de Mismillana, Mixmiliana y Mizmiliana, en el partido de Málaga y municipio de Rincón de la Victoria.

Según señala el Prof. Agustín Clavijo la Casa Fuerte de Bezmiliana es una de las mejores muestras de la arquitectura militar para la defensa militar de la costa del siglo XVIII, promovida por los monarcas Fernando VI y Carlos III para reforzar el sistema defensivo del litoral, debido a la proximidad de la plaza de Gibraltar, en poder de los ingleses. En el informe redactado, en 1762, por Antonio María Bucarelli, aparece señalado: “que en las ventas de Mismiliana se encontraban siete caballos que recorrían la costa”, y aconsejaba que se construyera una fortaleza en la que pudiera buscar resguardo la caballería con seguridad.

Itinerario militar topográfico de Málaga de 1848. Desde Ventorrilo de ‘Cuesta Bermeja’ y ‘La Cala’ hasta ‘Arroyo de Macharavialla’

Detalle del mapa anterior, con la indicación del Fuerte Bezmiliana y la torre del Cantal

En el Reglamento de 1764 se establece que la dotación de esta fortaleza estaría compuesta por un oficial, un cabo y 16 soldados de caballería. En efecto, en el año 1766 se construye la Casa Fuerte, en las ventas de Bezmiliana, por los ingenieros militares José de Crame y Francisco de Gozar. Ya en el informe redactado por Ramón de Nabas, en 1773, se menciona cómo su edificación había sido, por cuenta de la Hacienda Real y bajo la dirección del ingeniero militar Carlos Masdeu, destinada a alojar las tropas de caballería.

Plano de José de Crane de 1766

Felipe de Paz, en su informe de 1803, describe la Casa Fuerte como un edificio de veinte por catorce varas de extensión, cubierto por dos bóvedas sencillas, con capacidad para trece soldados de caballería, y con un muro alrededor en el que destacaban, en sus ángulos, dos garitas. Con motivo de la Guerra de la Independencia, y de la presencia de las tropas francesas en la costa andaluza, la Casa Fuerte de Bezmiliana sufrió graves desperfectos, siendo demolida una parte de la misma.

Mauricio Rodríguez de Berlanga anotó en su Relación de 1830 que la Casa Fuerte tenía una traza cuadrilátera, rodeada por un muro de mampostería con capacidad para veinte soldados y diez caballos, acogidos en la parte que aún se mantenía en pie. Por lo tanto, era urgente su reconstrucción para albergar a la caballería que patrullaba la costa. En 1849, Miguel de Santillana describe la Casa Fuerte de Bezmiliana como un recinto cuadrilátero, rodeado por un muro aspillerado, que albergaba a un destacamento de infantería y a otro de caballería; a unos veinte soldados y a diez caballos. Más extensa es la descripción de José Herrera García, en la memoria de 1857, en la que precisa que la Casa Fuerte tenía dos bóvedas, de veintiuna por seis varas cada una, y que las cubiertas del edificio formaban una plaza de armas, con parapetos y matacanes sobre la puerta. Todo el edificio se encontraba rodeado por una cerca de cuatro varas y media de altura, excepto por el Sur, que era de seis varas, con dos garitones aspillerados sobre dos ángulos opuestos.

 

Frontal suroeste del Fuerte Bezmiliana

Frontal norte, acceso principal durante el tiempo de utilización militar del fuerte

Resumiendo, según Agustín Clavijo la Casa Fuerte de Bezmiliana responde a una traza cuadrangular de unos veintiocho por veintiséis metros. Consta de una muralla que rodea al cuerpo central edificado, con dos garitas de defensa situadas en los ángulos, disponiendo de aspilleras en todo su perímetro. En la fachada norte se encuentra la antigua puerta de entrada, que comunicaba con el camino que unía Vélez con Málaga. Las garitas son de piedra de arenisca, labrada en sillería, cubiertas con una cúpula de doble curvatura. La edificación central consta de dos grandes espacios, cubiertos con bóveda de cañón, así como un cobertizo en ruinas. La sala norte estaba destinada al cuarto de oficiales, con una chimenea con dos bocas, que también distribuía calor al alojamiento de las tropas. La sala sur, también cubierta con bóveda de cañón, estaba destinada a cuadra y, adosado al muro norte, catorce pesebres de piedra. Sobre la puerta de la cuadra se encuentra un matacán formado por tres grandes ménsulas de piedra labrada sobre la que se alza una espadaña.

Muro exterior rodeando al cuerpo del edificio

Muro y garita

Aspillera

Interior de una de las dos garitas abovedadas

Blasón sobre la puerta del muro norte

Zona que estuvo dedicada a cuadra, con 14 pesebres. Hoy en día sala de exposiciones

Sala norte que estaba dedicada a cuarto de oficiales

Salida sur del edificio donde se aprecia la distancia al muro

El profesor Agustín Clavijo reproduce el texto de un manuscrito del siglo XVIII depositado en la Biblioteca Nacional de la siguiente manera:

“A media legua corta de la torre del Cantal está este castillo de nueva y moderna planta, para cuatro cañones de 24. Se halla a una lengua del agua, en la playa de unas ramblas. Consiste en una batería semicircular a la mar cerrada por su gola con un fuerte de hornabeque de 40 varas de lado y otras de 40 de ala por cada parte, para unirse con el semicírculo en cuyo encuentro hay dos semitorreones arpillerados y unidos a ellas que las defienden. Tiene foso, puente levadizo y un tambor para cubrir la puerta y todos los edificios necesarios para pertrechos, pólvora, capilla, un oficial capellán. Guarda almacén, 15 hombres de Infantería, 5 artilleros y 8 caballos. La guarnición se completa con 13 soldados de caballería que sirven para patrullar las inmediaciones, particularmente de noche, pues está situada en el centro de una playa del nombre de la Casa Fuerte. Cerca de ella desagua por la parte de sur del Arroyo Granadilla y dista un cuarto de la torre anterior de Benagalbón”.

En el año 1985 la Casa Fuerte de Bezmiliana fue restaurada por la Dirección General de Bellas Artes, de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, según el proyecto elaborado por el arquitecto Álvaro Mendiola Fernández. La obra de restauración quedó concluida en la primavera del año 1992, desempeñando desde entonces este edificio la función de Centro Cultural Municipal de Rincón de la Victoria, un espacio artístico donde se realizan exposiciones, presentaciones de libros, etcétera.

 

 

Marion Reder Gadow
Catedrática de Historia Moderna de la Universidad de Málaga (UMA) y miembro del Grupo de Investigación HUM333 “Crisol Malaguide

 

Bibliografía:

Clavijo García, Agustín, “Sobre arquitectura de costa: La Casa Fuerte de Bezmiliana”, El barco como metáfora visual y vehículo de transmisión de formas. Actas del Simposio Nacional de Historia de Arte, Junta de Andalucía, Málaga-Melilla 1985, pp. 145-167.

Mairal Jiménez, Mª del Carmen y Alfonso Santorio, Paula, “La construcción de la Casa Fuerte de Bezmiliana. Nuevas aportaciones”, Isla de Arriarán, XXXIV (2009), pp. 69-95.

Reportaje fotográfico del fuerte: Mª Ángeles Jiménez, miembro de la SEMA

Artículos relacionados:
La Torre de la Araña o de La Cueva de las Palomas
Torre de El Cantal o de los Cantales


epistemai.es – Revista digital de la Sociedad Erasmiana de Málaga – ISSN: 2697-2468
Reder Gadow M. Casa Fuerte de Bezmiliana. epistemai.es [revista en Internet] 2022 febrero (16). Disponible en: https://epistemai.es/archivos/4661

Marcar como favorito enlace permanente.

Comentarios cerrados.