Josefa Ugarte-Barrientos y Casaux. Condesa de Parcent

 

Calle Moratín

Si paseamos por el centro de Málaga, por la calle Granada, camino de la Iglesia de Santiago desde la plaza del Siglo nos encontraremos con una pequeña calle, casi un callejón, estrecha y sin salida, llamada Moratín. Allí, en la pared de uno de sus edificios, casi en la esquina con la concurrida calle Granada, se encuentra una lápida que recuerda el fallecimiento de Josefa Ugarte-Barrientos, condesa de Parcent y de Contamina, en la casa que ocupaba aquel solar en marzo de 1891. La placa, según consta en la inscripción, fue colocada en 1906 por la Academia de Letras Humanas, en el 15 aniversario de la muerte de la “eminente escritora”.

Josefa Ugarte-Barrientos y Casaux nació el martes 5 de septiembre de 1854 en Málaga; hija de Fernando Ugarte-Barrientos y Méndez de Sotomayor, Maestrante de Ronda, y de Teresa Casaux y Galvey. En el bautismo recibió los nombres de Josefa, María Teresa, Lorenza, Justiniana, Joaquina, Rita, Victoriana, Fernanda, Victoria. Como miembro de una distinguida familia recibió una esmerada educación.

Desde muy temprana edad mostró su capacidad para la creación literaria y su gusto por la escritura. Muestra de ello es el estreno de su primera obra teatral, titulada Margarita, en el teatro Principal de Málaga el 29 de mayo de 1870, cuando aún no había cumplido los 16 años. Aunque ésta no era su primera producción escrita, ya que para entonces había compuesto diversos poemas, el primero un soneto escrito cuando murió su madre.

Antes de que se cumpliese un año del estreno de su primera pieza de teatro, lo hacía con un drama en cinco actos, titulado El cautivo, en el teatro Cervantes, que había sido inaugurado el 27 de diciembre de 1870. Puesto en escena en febrero de 1871, constituyó un verdadero acontecimiento teatral, “por las simpatías con que contaba su distinguida autora”. Del apoyo que tenía Josefa Ugarte-Barrientos da muestra el que en este estreno, al final de la representación, subiesen al escenario con la autora varios de los propietarios del teatro y representantes de la prensa local.

Ubicación de la placa conmemorativa en la calle Moratín

Con apenas 20 años publicó otras dos obras dramáticas, El ramo de flores y El cruzado. La poesía lírica le dio numerosos premios, como reflejaba la prensa, al tiempo que publica en diversas revistas y periódicos, nacionales y locales, sus composiciones. Así, en diciembre de 1873 el periódico La Moda Elegante (editado en Madrid) publicaba un poema suyo dedicado a Manuel Bretón de los Herreros, con ocasión de su fallecimiento. También colabora con la revista malagueña El Folletín y la Revista de Andalucía, al menos desde 1874.

En ese año publica un libro titulado Recuerdos de Andalucía, en él recogía una colección de 14 leyendas en verso. Josefa Ugarte-Barrientos dedicó sus beneficios a las comunidades de religiosas de Málaga. Joaquín Madolell Perea decía de esta obra y de su autora, en enero de 1875: “ha llegado a mis manos un libro, que autorizado por el nombre respetable de la joven poetisa Srta. Dª Josefa Ugarte-Barrientos, es un conjunto de bellas composiciones poéticas que vienen como a resucitar en estos tiempos de frío positivismo el amor a lo tradicional”.

Señalaba Madolell que la mayoría de los poemas estaban compuestos como romances moriscos, y que en ellos se podía apreciar una “vasta erudición entre los delicados primores de un estilo sencillo al par que levantado y correcto”, destacando “el atrevido astro que se agita en el cerebro de esa niña”, a la corta edad de 17 años.

A principios de enero de 1875 fallece Fernando Ugarte Barrientos, abuelo de Josefa Ugarte-Barrientos, lo que la impide presentarse en el teatro Cervantes para la lectura de un poema suyo dedicado a Alfonso XII, las octavas reales tituladas Alfonso XII en Madrid, en la función regia organizada por el Ayuntamiento de Málaga a finales de ese mes, para celebrar la instauración del monarca en el trono. En esa época, el padre de Josefa era regidor del Ayuntamiento de Málaga.

Diez años después, en abril de 1885, el político y escritor catalán Víctor Balaguer leyó una composición de Josefa titulada El serventesio en una velada celebrada en el Palacio del Presidente de la Real Academia Española; la cual, según las crónicas, causó “honda impresión” a autores como Ramón de Campoamor, Marcelino Menéndez Pelayo o Pedro Antonio de Alarcón, que asistieron al acto.

Dos años más tarde, el 30 de mayo de 1887, contrae matrimonio —cuando tenía 33 años— con Fernando de la Cerda y Carvajal, Grande de España y Conde de Parcent y de Contamina. El novio había solicitado, como era preceptivo, la licencia real para poder realizar el casamiento; la cual había sido concedida el 17 de marzo anterior y publicada en la Gaceta de Madrid el 3 de abril. Fruto de este enlace fue su único hijo Fernando, Jaime, José, Pedro, Juan, Francisco de Paula, Melitón, Teresa de Jesús de la Cerda y Ugarte-Barrientos, nacido en Málaga el 10 de marzo de 1888. Después del nacimiento Josefa sigue escribiendo y participando en veladas en Madrid junto a distinguidos autores; en ocasiones firma sus composiciones como ‘Condesa de Parcent’.

Actual calle Panaderos

A primeros de marzo de 1890 fallece en Málaga Fernando Ugarte-Barrientos, padre de la ya condesa de Parcent. Un año después muere la propia Josefa a causa de una pulmonía, la noche del viernes 13 de marzo de 1891, en su domicilio de calle Granada 26, cuando tenía 37 años, siendo sepultada en la capilla familiar de la Iglesia de la Victoria. Un mes más tarde, el 14 de abril, tuvo lugar una función teatral en el teatro Cervantes, organizada por la compañía de María Tubau y los escritores de Málaga, en ella se representó la obra Batalla de damas y a continuación se rindió un homenaje en la escena a la poetisa recientemente fallecida; el teatro registró un lleno absoluto.

Calle Duquesa de Parcent

El reconocimiento del Ayuntamiento malagueño fue casi inmediato, y ese mismo año de 1891, o a principios de 1892, se aprobaba dar el nombre de ‘Josefa Ugarte Barrientos’ a la calle Panaderos, cuya nominación mantendría hasta julio de 1936, una vez iniciada la Guerra Civil. La entrada en Málaga de las tropas de Franco, en febrero de 1937, supuso la instauración de un nuevo Ayuntamiento y, con el tiempo, la revisión del callejero de la ciudad. En este proceso la calle de Josefa Ugarte-Barrientos recuperó su antiguo nombre de Panaderos; a cambio, se dio el nombre de ‘Condesa de Parcent’ a la que iba desde la explanada de los Ferrocarriles suburbanos a la Alameda de Colón, según recogía el callejero realizado en 1939 por Francisco Bejarano.

La memoria de la escritora se mantuvo así en el callejero malagueño hasta que, en los años 60 del pasado siglo, se cambio la rotulación de la calle por la de ‘Duquesa de Parcent’, sin que hayamos podido localizar acuerdo municipal que lo avale. Todo parece indicar que la modificación fue debida al celo de un funcionario que consideró que si Josefa Ugarte-Barrientos había sido esposa del duque de Parcent, debía ser nombrada también duquesa; sin tener en cuenta que Fernando de la Cerda, esposo de Josefa, no había cambiado el título de conde de Parcent por el de duque con la misma denominación hasta 1914, cuando ya Josefa llevaba fallecida 23 años y él había contraído nuevo matrimonio con Teresa Sholtz.

Rótulo de la calle Duquesa de Parcent

Por ello creemos que la calle debe recuperar su primitivo nombre de ‘Condesa de Parcent’, ya que Josefa Ugarte-Barrientos nunca ostentó el título de ‘duquesa’ con el que se denomina actualmente a esta vía; a pesar de que el callejero la atribuye, acertadamente, a la citada escritora. La confusión es tal que en el último cuarto del pasado siglo se dedicó una tercera calle a la ilustre poetisa; seguramente creyendo que no tenía dedicada ninguna en su ciudad natal. En esa ocasión se dio el nombre de ‘Pepita Barrientos’ a una pequeña vía situada en el polígono Guadalhorce, entre la avenida de Velázquez y la Ronda Oeste.

Cuatro calles para una mujer, madre y escritora del siglo XIX que todavía pervive en la memoria del XXI.

 

 

Pedro Luis Pérez Frías
Doctor en Historia y miembro del Grupo de Investigación HUM333 “Crisol Malaguide”
Universidad de Málaga


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios