Memoria olvidada de la solidaridad americana con Málaga. Calle Honduras

 

Placa de calle Honduras en Málaga

Es una de las primeras calles del barrio, junto a las de Tampa y La Prensa, a las que se dio nombre en la sesión de cabildo del Ayuntamiento de Málaga del día 22 de diciembre de 1911, a propuesta de Pedro Gómez Chaix y sus compañeros de la minoría republicano-socialista. Desde entonces hasta hoy ha permanecido en el callejero malagueño, aunque en la reseña histórica que se incluye en la web oficial del Ayuntamiento de Málaga: http://callejero.malaga.eu, nada se dice sobre su origen y la razón de la denominación escogida, como se aprecia en el texto que sigue:

“Estado de América Central, entre Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Honduras es un país eminentemente montañoso, pero en él, a diferencia de los restantes Estados centroamericanos, no existe ningún volcán en actividad. Honduras es un país poco y desigualmente poblado. El 86 % de la población profesa la religión católica. Republica unitaria dividida en 18 departamentos. Capital Tegucigalpa. Juan Díaz de Solís y Vicente Yánez Pinzón descubrieron en junio de 1497 las costas atlánticas de un territorio al que dieron su actual nombre, de origen maya. Durante los tres siglos que duró su status colonial, Honduras constituyó una provincia dependiente del virreinato de Nueva España, integrada dentro de la capitanía general de Guatemala”.

Al contrario de sus dos compañeras de nominación, esta calle cuenta con escasas referencias en la prensa, en cuanto a la ayuda prestada por Honduras a Málaga con motivo de la terrible inundación del 24 de septiembre de 1907. En cambio, Pedro Gómez Chaix y sus compañeros tenían clara la importancia de aquella para la suscripción promovida por la Sociedad Económica de Amigos del País de Málaga con vistas a construir el barrio obrero.

Vvienda original en calle Honduras

En primer lugar, por el importe del donativo entregado el cinco de julio de 1908 a dicha sociedad —8.567’85 pesetas— que era el más alto, con creces, de los 107 entregados para completar las 26.093’92 pesetas que recaudó la Económica malagueña. Casi un tercio de lo recaudado correspondía a la ayuda hondureña.

Según contaba el periódico de Pedro Gómez Chaix, El Popular, la ayuda de Honduras llegó a Málaga gracias a las gestiones del cónsul de ese país en la capital malagueña, el español Isidro Ron Pérez que desempeñaba el cargo desde principios de 1903. Gracias a éste, el gobierno de aquella República acordó destinar al proyecto de la Sociedad Económica de Amigos del País dirigida por Gómez Chaix el cuantioso donativo señalado.

En el envío del donativo intervino el cónsul honorario de España en Tegucigalpa, Antonio A. Ramírez y Fernández Fontecha, prestigioso médico, diplomático y creador de la Academia de Honduras, tal y como dejaba constancia en 1909 el ministro de Relaciones Exteriores de Honduras —Miguel O. Bustillo— en la memoria presentada al Congreso Nacional de aquella nación:

“Cuando se tuvo noticia del desbordamiento del río Guadalmedina, y se ocasionaron grandes desgracias en varias poblaciones de España y especialmente en Málaga, el Gobierno de Honduras se apresuró a manifestar su pena por ese acontecimiento, y, tan pronto como se reunieron algunos fondos de suscripción voluntaria para socorrer a las víctimas, fueron remitidos a su destino por medio del señor Cónsul de España, doctor don Antonio A. Ramírez F. Fontecha. La gratitud del pueblo malagueño por tan espontánea, aunque modesta prueba de simpatía, se nos manifestó por el señor Cónsul de España, comunicando que la Municipalidad de Málaga pondría el nombre de Honduras a una de las calles de aquella histórica ciudad.”

Antonio Ramírez y Fernández Fontecha era un colaborador habitual de la revista Mercurio, Revista Comercial Ibero-Americana, publicada en Barcelona. La cual destacaba en marzo de 1908 las buenas relaciones entre ambas naciones y el agradecimiento de Honduras por el laudo arbitral del Rey Alfonso XIII (dictado a finales de 1907) con el que se puso fin al viejo litigio fronterizo entre Honduras y Nicaragua:

“Cada día son mayores las muestras de cariñoso afecto que en la República hondureña se prodigan a España. Reciente aún la solemne ceremonia en que se verificó la entrega oficial del laudo arbitral con que S. M. el Rey Don Alfonso XIII puso término a las añejas cuestiones de límites entre Honduras y Nicaragua, ceremonia en que el Presidente de la República expresó su deseo de que el grito de ¡viva Honduras! fuera siempre unido al de ¡viva España!, el noble pueblo de Tegucigalpa quiso asociarse a la fiesta oficial que España celebraba con ocasión de ser los días de nuestra encantadora soberana.”

Calle Honduras

En la misma revista se destacaba el aprecio que gozaba Ramírez Fontecha en la sociedad hondureña, en su cargo de cónsul español en la capital Tegucigalpa. Así se destacaba:

“También recibió el señor cónsul de España otras manifestaciones de afecto y respeto de muchos particulares, sin distinción de partido, de las autoridades del departamento y de la municipalidad de Comayagüela en cuerpo, así como de la Escuela Militar, todo lo cual constituye una expresión sincera de aprecio hacia España y sus jóvenes é ilustres soberanos. El señor cónsul, doctor D. Antonio A. Ramírez Fontecha, con la cultura y finas maneras que le adornan, supo corresponder a estas manifestaciones sinceras del Gobierno y pueblo hondureños, habiendo hecho presente, en todas ocasiones, el placer con que aceptaba en nombre de su augusta soberana aquellas pruebas de verdadero afecto.”

Pero de estas relaciones, de estas muestras de afecto y de apoyo entre Honduras y Málaga, nada queda; salvo una solitaria placa que da nombre a una de nuestras calles. Placa que nada dice al paseante sobre la verdadera razón de esta denominación.

Historia  olvidada, historia perdida. ¿Cuándo la recuperaremos?

 

 

Pedro Luis Pérez Frías
Doctor en Historia y miembro del Grupo de Investigación HUM333 “Crisol Malaguide”, Universidad de Málaga.

 

Otros artículos relacionados:

El barrio obrero “América” y sus calles. Memoria olvidada de la solidaridad americana con Málaga

Calle La Prensa

Calle Tampa


 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.