Conferencia: Cristóbal Colón en el tamiz. Los secretos que guarda la tierra del Almirante

 

 

A cargo del Dr. D. Rafael Delgado Calvo Flores, Catedrático de Edafología y Química Agrícola de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada, el martes día 13 de febrero a las 19:30h, en el Aula de Cultura Cajamar de Málaga (Alameda Principal, 19).

Introducción: Dr. D. Aurelio Pérez Jiménez, vicepresidente de la SEMA


 

Volverás a confundirte con la tierra de la fuiste formado (Génesis 3:19).

La tierra que lo rodea es una de las señas de identidad de un cadáver. Ese es uno de los campos de trabajo de la Edafología, y de ahí procede la conexión presentada en esta conferencia por el Dr. D. Rafael Delgado Calvo Flores entre la investigación científica y la del Gran Almirante: Cristóbal Colón.

Hay muchos enigmas que rodean todavía a la figura de Cristóbal Colón. El lugar y la fecha de nacimiento, alrededor de 1450, es uno de ellos; su historia antes de llegar a Castilla, aproximadamente en 1485; si tenía conocimientos profundos de Náutica y Cosmografía; el significado de su firma; y, por fin, el que nos atañe en esta conferencia, la localización exacta de sus restos.

Una de las informaciones más importantes alrededor de este último tema es la localización geográfica del cuerpo. Si estando vivo el Almirante fue un gran viajero, no lo fue menos después de muerto. Tras su primer entierro en Valladolid, donde falleció, sus restos fueron llevados consecutivamente a Sevilla, Santo Domingo, La Habana y, por fin, a Sevilla de nuevo, donde la tradición española indica que están depositados en un túmulo de la catedral.

Gracias a la intervención de un investigador de la Universidad de Granada fue posible disponer de una muestra de 87,33 gr de lo que apareció al abrir la caja en 2003. Dada la importancia del material, la condición principal era que no podían emplearse métodos que implicasen la destrucción del material para su estudio edafológico. En la separación visual de los elementos que componían la muestra se encontraron: materiales de construcción, restos óseos humanos, restos no óseos asociados al cadáver, restos metálicos y restos biológicos no humanos.

Interpretar todos los hallazgos es como completar las piezas de un puzle. Conocer la procedencia y las distintas ubicaciones que han tenido los restos puede dar muchas pistas sobre ellos. Así es el caso de las conchas de moluscos, ya identificadas en su totalidad, o las semillas de pimienta, que nunca fueron enterradas. Pero otros hallazgos, como el perdigón de plomo o los hilos de plata y oro, plantean aún muchas incógnitas que están todavía están en fase de estudio o en proyecto de investigación.

No obstante, hay una controversia básica por dilucidar. En Santo Domingo se encontró y sigue estando en el Faro de Colón, otra caja que ellos consideran como la que verdaderamente contiene los restos del Almirante. La cercanía física en algunos momentos de la Historia de los restos de Cristóbal Colon y su hijo Diego, ha generado esta polémica a la que, por ahora, la situación de las investigaciones de los restos de Sevilla no ha conseguido resolver.


 

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios