Teodoro Reding de Biberegg y Freüler. El suizo que venció a los franceses

Nacido en el cantón suizo de Schwyz, en julio de 1755. Era miembro de una noble familia suiza con gran tradición militar al servicio de España. Hijo de un capitán del regimiento Reding, ingresó como cadete en el mismo regimiento en 1769. Aunque obtiene un año más tarde una Compañía no es considerado Capitán efectivo hasta el 29 de octubre de 1772.

Ascendido en 1780 a Sargento Mayor, alcanzaría posteriormente los empleos de Teniente Coronel (1781), Coronel (1788), Brigadier (1793) y Mariscal de Campo (1794). Participó en la toma de Menorca en 1782 y en la guerra contra Francia de 1793 a 1794, luchando en Guipúzcoa y Navarra, donde resultó herido de sable en el brazo izquierdo con ocasión de la batalla de Irún. Ostentó el mando del regimiento de su nombre desde su ascenso a coronel hasta su nombramiento como Gobernador Político Militar de Málaga en 1806, a pesar de los sucesivos ascensos a empleos superiores.

En 1803 se encontraba en Málaga, al frente de su regimiento, integrándose en la Junta de Sanidad como vocal con ocasión de la epidemia que asoló la ciudad en ese año. También interviene al año siguiente, cuando se declara una nueva epidemia de fiebre amarilla. En esta oportunidad se le encarga establecer un cordón sanitario de 24 kilómetros alrededor de la ciudad para evitar la extensión de la enfermedad. Nombrado Gobernador Político Militar y Corregidor de Málaga en mayo de 1806, ocupó el cargo el siete de junio, aunque había llegado a la ciudad en la noche del 21 de mayo. Su marcha a Cataluña, a finales de 1808, le obligaría a dejar estos cometidos en manos de otros, pero sin cesar en el cargo, si bien el estallido de la Guerra de la Independencia en mayo de ese año significaría su alejamiento práctico del mismo mucho antes de esta fecha.

En junio de 1808 fue designado General en Jefe del Ejército que organizó la Junta de Granada, marchando a aquella ciudad el tres de julio para hacerse cargo de su organización. Unos días más tarde se integraría con sus fuerzas al Ejército de Andalucía mandado por Castaños, formando la 1ª División. Con ella intervendrá en la acción de Mengíbar el día 15 de julio, que precedería a la decisiva jornada del 19 del mismo mes en Bailén donde nuevamente tienen principal protagonismo Reding y su División.

La victoria de Bailén hace que Málaga reciba triunfalmente a su todavía Gobernador el 17 de septiembre y le obsequie un sable, un traje de general y un bastón de mando, junto a un caballo que conservaría hasta su muerte. El 8 de octubre se despide Teodoro Reding del Cabildo y emprende la marcha hacia Granada, dos días más tarde, para dirigirse con una división a socorrer Cataluña, ya con el empleo de Teniente General, pasando por Valencia hasta alcanzar Tarragona; allí actúa como 2º jefe del Ejército mandado por el general Vives.

Desde noviembre de 1808 combate en tierras catalanas contra los franceses, pone en estado de defensa Tarragona tras la derrota de Molins de Rey, y en enero de 1809 es nombrado General Jefe del ejército de Cataluña, al que intenta reorganizar, después de recibir refuerzos de Andalucía y Mallorca, hasta que cae derrotado en Valls (13 de enero de 1809), donde recibe cinco heridas de sable. Sin llegar a recuperarse plenamente de sus heridas, moriría el 23 de abril de 1809 en Tarragona a consecuencia del tifus.

En Málaga existen dos vías públicas que recuerdan su paso por nuestra ciudad: el Paseo de Reding y la calle Reding. Ambas están en el barrio de la Malagueta. A ellas hay que añadir la conocida como Fuente de Reding, restaurada por orden del Corregidor suizo, situada en la encrucijada de la Cañada de los Ingleses y la avenida de Pries.

 

Pedro Luis Pérez Frías


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*