Conferencia: Humanismo y absurdo: el reto de Albert Camus

Conferencia del Dr. D. Robert Dengler Gassin, catedrático de Filología Francesa de la Universidad de Salamanca.

Introducción del Dr. D. Quintín Calle Carabias, Presidente de la SEMA

Martes, 16 de mayo de 2017, 19:30 horas.

 


Nacido en 1913 en la Argelia francesa, de ascendencia materna española,  Albert Camus fue uno de los humanistas más importante en la historia de Francia y un referente intelectual por su capacidad para comprender a la gente y calmar las rivalidades de la época. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1957 por “el conjunto de una obra que pone de relieve los problemas que se plantean en la conciencia de los hombres de la actualidad”.

El humanismo de Camus se centra en una admiración sin límites por los filósofos griegos.

En esta conferencia se han tratado algunas de las novelas de Camus: El extranjero (1942) y La peste (1947), y otros libros relacionados: El mito de Sísifo (1942), con El extranjero, y El hombre rebelde (1951). La obra de Camus está en consonancia con su personalidad. Podría calificarse como un gran moralista. Así como en El extranjero y El mito de Sísifo teoriza con base filosófica, en El hombre rebelde es la filosofía del absurdo; son los pilares de su pensamiento filosófico.

Ya en su primer ensayo, de 1937, pone de relieve la lucha interna entre el placer y las dudas filosóficas. Toda la obra de Camus mantiene al lector en alerta por esa necesidad de que el hombre se convierta de solitario en solidario. Sería algo como “me rebelo, luego somos”.

El extranjero en la ilustración del mito de Sísifo. Tomar conciencia del absurdo del mundo en que vivimos; tomar plena conciencia de la belleza de un mundo de un Dios que no existe. La interpretación que da Camus es la capacidad del hombre para despertar a la belleza, una metamorfosis de la conciencia que renace para superar la dificultad.

La peste debe ser leída como una metáfora del mal físico o metafísico, el combate entre una enfermedad y un grupo de hombres que luchan hasta hacerla desaparecer. Es la plasmación de que el individuo está mejor si contribuye en algo a la sociedad. La obra refleja un universo trágico en el que el hombre está inmerso en una lucha en contra de la fuerza. En ella se expresa la negación: el hombre rebelde, la rebelión y la solidaridad; la negativa a resignarse ante el mal es un tipo de moral.


 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*